La cocción lenta de un buen chuletón de buey sobre las brasas, permite que el colágeno de la carne se transforme en gelatina para que sea más tierna, obteniendo así un sabor especial.